SALSA MACHA CASERA

a salsa macha es un condimento popular en la cocina mexicana, especialmente en la región de Veracruz. Se caracteriza por su sabor picante y su versatilidad en la cocina. Esta salsa se elabora principalmente con chiles secos, ajo, aceite y especias, y puede variar en ingredientes dependiendo de la receta y las preferencias personales. Tradicionalmente, los chiles se tuestan para realzar su sabor antes de ser molidos junto con el ajo y otras especias.

El aceite caliente se vierte sobre esta mezcla, creando una salsa espesa y sabrosa. La salsa macha se puede usar como aderezo para tacos, enchiladas, carnes asadas o incluso como acompañamiento para platos de mariscos. Su sabor ahumado y picante agrega un toque distintivo a cualquier comida, convirtiéndola en un elemento imprescindible en la gastronomía mexicana.

La receta de salsa macha puede variar según los ingredientes disponibles y los gustos personales, pero aquí te dejo una receta básica:

Ingredientes:

  • 50 gramos de chiles secos (como chile de árbol, chile guajillo o chile pasilla)
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 taza de aceite de oliva o aceite vegetal
  • 1 cucharadita de semillas de comino
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro
  • Sal al gusto

Instrucciones:

Comienza por desvenar y quitar las semillas de los chiles secos. Puedes dejar algunas semillas si prefieres una salsa más picante.

En una sartén grande y seca, tuesta los chiles secos a fuego medio-bajo hasta que estén fragantes. Ten cuidado de no quemarlos, ya que esto puede darle a la salsa un sabor amargo.

Retira los chiles del fuego y déjalos enfriar un poco. Luego, colócalos en una licuadora o procesadora de alimentos junto con los dientes de ajo pelados, las semillas de comino y las semillas de cilantro.

Tritura los ingredientes hasta obtener una mezcla gruesa y homogénea.

Calienta el aceite en la misma sartén que usaste para tostar los chiles. Una vez caliente, vierte la mezcla de chiles y especias en el aceite caliente. Ten cuidado, ya que la mezcla puede salpicar.

Cocina la salsa macha a fuego bajo durante unos 10-15 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que los ingredientes estén bien combinados y el aceite haya tomado un color rojo oscuro.

Retira la salsa del fuego y déjala enfriar antes de transferirla a un frasco de vidrio esterilizado.

La salsa macha se puede almacenar en el refrigerador durante varias semanas. Se intensifica su sabor con el tiempo.

¡Disfruta tu salsa macha casera! Puedes ajustar la receta según tu preferencia de picante agregando más o menos chiles secos.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *