PATATA EN GAJO

Patatas gajo es un plato de la gastronomía popular española que consiste en patatas cortadas en gajos, generalmente sazonadas y horneadas o fritas. Este plato, muy popular en bares y restaurantes, se sirve como acompañamiento o como aperitivo.

Las patatas se cortan en forma de gajos, se sazonan con especias como sal, pimienta y ajo en polvo, y luego se cocinan en el horno o se fríen hasta que estén doradas y crujientes por fuera, pero tiernas por dentro. Las patatas gajo son versátiles y se pueden personalizar con diferentes condimentos y salsas.

Su sabor delicioso y su textura crujiente las hacen muy apreciadas por los amantes de la comida reconfortante. Este plato es una opción popular para compartir en reuniones sociales o como tentempié informal. Su preparación sencilla y su gran sabor lo convierten en un plato favorito en muchas culturas gastronómicas.

Aquí tienes una receta básica para preparar patatas gajo:

Ingredientes:

  • 4-5 patatas medianas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de paprika (opcional)
  • Perejil fresco picado (opcional, para decorar)

Instrucciones:

Precalienta el horno a 200°C (390°F).

Lava las patatas bajo agua corriente y sécalas con un paño limpio. No es necesario pelarlas, pero si prefieres puedes hacerlo.

Corta las patatas en gajos, procurando que tengan un tamaño uniforme para que se cocinen de manera homogénea. Puedes cortar cada patata en 6-8 gajos, dependiendo de su tamaño.

En un bol grande, mezcla los gajos de patata con el aceite de oliva, la sal, la pimienta negra, el ajo en polvo y la paprika (si estás utilizando). Asegúrate de que todos los gajos estén bien cubiertos con los condimentos.

Distribuye los gajos de patata sazonados en una bandeja para hornear, procurando que estén dispuestos en una sola capa y no estén demasiado apiñados.

Hornea las patatas gajo en el horno precalentado durante aproximadamente 25-30 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes por fuera, y tiernas por dentro. Puedes voltearlos a la mitad del tiempo de cocción para que se cocinen de manera uniforme.

Una vez listas, retira las patatas gajo del horno y sírvelas calientes. Puedes espolvorear un poco de perejil fresco picado por encima para darles un toque de frescura y color.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de unas deliciosas patatas gajo caseras, perfectas como acompañamiento o como aperitivo. ¡Buen provecho!

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *