TENGO 63 AÑOS. QUIERO CONTARLES LO QUE COMÍAMOS DE NIÑOS EN LAS CALLES DE LA URSS. CRECE EN TODAS PARTES, PERO MUCHA GENTE DESCONOCE SU PODER.

En las llanuras aluviales del río crecían cebollas silvestres, que eran mucho más sabrosas y dulces de lo habitual. Si podíamos encontrarlo, lo comíamos hasta saciarnos y lo llevábamos a casa para que mi madre lo añadiera a las tartas.

También comíamos acedera, que también comíamos en abundancia.

Mi alegría era la solanácea. Debía consumirse cuando estuviera completamente maduro, sólo las bayas negras. Tenían un gusto bastante inusual.

También recuerdo el sabor de las cerezas silvestres. En el campamento de pioneros al que me enviaban cada verano, había muchas cerezas silvestres, mucho más dulces que las cerezas domésticas. Todavía estábamos buscando un momento para probarlo.

A menudo comíamos maíz crudo y hacíamos muñecas con él.

Y no solo comíamos fresno de montaña, sino que también hacíamos cuentas con él. Si recogiéramos todas las decoraciones que hicimos con él, tendría más de una milla de largo.

Recuerdo haber probado la raíz de caña. Su sabor es tan inusual que lo recordaré para siempre. Para conseguirlo, navegamos en un bote hasta los juncos y con cuidado arrancamos uno junto con la raíz.

Los juncos crecen en el barro. Sacamos la madera, la lavamos y la cortamos. En su interior había fibras blancas que sabían a papilla de sémola.

¿Has probado alguna vez las raíces de caña?

Apreciamos especialmente las fresas silvestres y las cerezas de pájaro. Nos pusieron a todos negros en la boca y estábamos felices.

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que crece fuera de casa.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *